Mario Galantini retorna con su columna: “En el nombre de Postín”

Óscar Hernández ,

Postín fue el gran Jefe de Raza y campeón en la pista y como padrillo. Acá posando con su propietario Santiago Acuña Rey y el preparador Ambrosio Malnatti.

 

El destacado columnista Mario Galantini, regresa a Elinformativohípico después de un reparador descanso. Y lo hace con sus entretenidas anécdotas y recuerdos, que serán deleite de nuestros múltiples lectores.

A continuación, la columna de Mario Galantini: “En el nombre de Postín”:

Postín (Hunter´s Moon y Quinta) fue un fenómeno que vino a revolucionar la hípica peruana en los años 40 del siglo pasado, primero en la vieja cancha de San Felipe (donde fue crack entre 1943 y 1946) y luego en la reproducción, donde la cantidad y la calidad de su sangre generosa creó un imperio de dominación que parecía no habría de acabar. Parecía… En efecto, muy pronto Pertinaz (y luego sus hijos Perigord y Perinox), y luego: Parlona, Pendenciero, Río Pallanga, Pomelo, Postor, Polly, Premura, Parlantina, Propina, Pavelo, Pamplona, Pencil, Proclama, Paradise, Chocotito, Portago, Polaris, Parrot, etc. llenaron de triunfos las pistas peruanas. Ellos y sus descendientes inmediatos sirvieron para calificar a Postín como “jefe de raza” de la hípica peruana. Al estilo de Congreve en la Argentina.

Comienzos del siglo XXI: la línea dorsal (padrillos de padrillos) de Postín parecía haber desaparecido, tal como había sucedido con Congreve en la Argentina. Como sucedió recientemente en el Perú con la línea de Vaduz (Destinado, Valedero, Kimberley). La sangre de Postín aún se manifestaba tímidamente a través de casos como el del crack Laredo (bisnieto por línea materna) o los hijos de Berry´s Noble (un descendiente de Pamplona), como la extraordinaria St Bernadette. Por el lado de arriba, una luz mortecina aparecía en el horizonte, una luz que solo el ojo observador y romántico de LFAE podía avisorar: PALERMO. Éste era un hijo de Piz Buin, hijo a su vez de Parrot, descendiente de Postín. Y además con inbreeding 3x3, ya que su madre, Eléctrica, era nieta del campeón.

Piz Buin fue miembro destacado de la gran generación del 79 (Vaduz, Chiquirín, Golden Form, Trovadora, Anid), con muy buenos resultados no solo en el Perú sino en Brasil. En el haras tuvo pocas oportunidades, pero no dio mal, ya que, aparte del héroe de nuestra historia, dio caballos como Lord Jack y otros que lamentablemente no fueron muy sanos. Palermo (generación 1991, la de Musicale y Lúcuma) fue sin duda uno de los que destacó, tanto así que ganó a los 3 años dos importantes clásicos, como el “Simón Bolívar” y el “Eduardo Villarán Freire”, ambos en el pasto. Al final de su campaña, ostentó 7 triunfos en 48 presentaciones, con 10 placés y 12 terceros. Sin contar su campaña en Chiclayo donde fue crack absoluto. Es precisamente en Chiclayo (o al fin de Chiclayo) que comienza su nueva historia.

Palermo llegó a solicitud de LFAE de Chiclayo a Lima, aunque él no podía prever que lo haría como uno más de los sacos de arroz que el camión transportaba. Y con 420 kilos, 100 menos de los que él normalmente exhibía.

- ¿Qué adefesio es este que estás trayendo?

- Mi amor, este es un descendiente por la línea paterna directa de Postín. Es una joya.

- Ojalá que a tu joya no se la coman los perros. Porque es puro hueso.

El buen Palermo supo sin embargo agradecer los buenos tratos que se le prodigaron a partir de sus más de 10 años. No solo resultó ser un animal extraordinario para el adiestramiento, sino que además resultó ser un gran saltador, que sobresalió en los concursos de Huachipa.

- Papi, ¿puedo montar a Palermo?

- Sí hijita, pero no te olvides que él es el “jefe”.

El objetivo final, convertir a Palermo en el continuador de la línea paterna de Postín, no se consiguió (los potrillos que produjo murieron muy pronto). Pero, ¿alguien podría cuestionar el intento? Son pocos los héroes que permanecen en el intento de revalorizar el purasangre auténticamente peruano de carrera. Se necesitan más.

Otrosidigo: un hijo de Palermo, concebido y destinado al polo fue campeón absoluto durante varios años en la especialidad en Italia. ¿Quién dice que la sangre de Postín no influye?

- Papi, hoy es la fecha, ¿no?

- Sí hijita. Llévale sus flores.

Palermo está enterrado en el cementerio para caballos de Huachipa, al lado del campeón Flaminio. Como los buenos; como todo aquel caballo que fue realmente amado se merece. Y llegó allí… en el nombre de Postín.

Compartir en:

Monterrico TV (Señal en Vivo).


Haz doble click para ver pantalla completa.